En Guantánamo, la irresponsabilidad de algunos, no nos puede convertir en el próximo número

Compartir...

Por: Raisa Martin Lobo

Guantánamo.- En #Guantanamo suben y suben como la espuma los enfermos de #Covid-19, por fa… habitantes de mi tierra #QuedateEncasa #HazLoTuyo… Así dice un twit que publiqué hoy en mi cuenta en Twitter a raíz del resultado que dio el dr Durand en su intervención esta mañana.

Uso correcto del nasobuco, higiene personal y distanciamiento social: trilogía perfecta para ganarle a la Covid – 19

Para todos es conocida esta aseveración. Y es que desdichadamente los pacientes diagnosticados por estos días en Guantánamo con Covid-19, son el resultado de la baja percepción de riesgo y las conductas irresponsables de un grupo de personas ante esta peligrosa enfermedad. A ello sumar la violación de los protocolos establecidos para los viajeros y sus familiares.

Lo cierto es que cuando se quebrantan cuestiones tan elementales como el aislamiento, el uso del nasobuco o el lavado y desinfección de las manos, el riesgo se vuelve extremadamente alto.  Sin embargo, los irresponsables tienen que saber que la Covid no es jueguito de muchachos, sino que se trata de vidas humanas.  Por ello, ante la irresponsabilidad, tenemos que seguir adoptando medidas para reducir niveles de contagio actuales.

Hoy, ante el llamado de las máximas autoridades del gobierno y la Salud Pública en Cuba, nos asiste el compromiso de ser disciplinados y de cuidarnos. Este es el momento de pensar en un mayor aislamiento social, de tener noción del peligro, además de comprensión, voluntad, espíritu y apoyo de todos juntos para frenar la propagación de la COVID-19 en el país. Y esto no es mucho pedir…

El esfuerzo de este personal durante estos difíciles meses, no puede verse empañado por la irresponsabilidad de unos pocos. Basta de contemplaciones. El momento impone mano dura para los infractores e irresponsables y aplicar las sanciones a quienes incumplen con las orientaciones del Gobierno Cubano y el Ministerio de Salud Pública.

Y no se trata de sembrar el terror, sino de evaluar la magnitud de esta pandemia, solo así cortaríamos el virus y la entrada a nuestros hogares… No podemos negar lo doloroso de ver que, detrás de las cifras de los contagiados, hay un menor, un anciano, un padre de familia, una madre amorosa, un abuelito que no estará más. 

Ahora el llamado es a la unidad, la solidaridad y la disciplina para ganar esta batalla, sin embargo, para vencerla, debemos de actuar con responsabilidad. Con nuestra actitud, no demos la espalda a un enemigo que está tan cerca de nosotros. Cuidar de tu vida y la de los demás, no es un sacrificio, sino un orgullo y una muestra de cariño y protección.

Quedarte en casa es sinónimo de respeto a la vida y sobre todo, la mejor manera de proteger a los seres queridos y a nosotros mismos. Es también la única medicina preventiva que tenemos hasta ahora. Por ello, no abras la puerta al enemigo, cuídate por ti, por tu vida, por tu familia. Cuídate por quienes desafían diariamente esta terrible pandemia desde sus puestos laborales.

Dale calor a tu hogar, vístete con el traje de solidaridad y responsabilidad. Quedarte en casa es reconocer la labor de quienes están en el primer frente de batalla de la COVID-19 dentro y fuera de Cuba y luchan por la salud de personas que no conocen, pero defienden a toda costa. Cuídate, cuídanos, la irresponsabilidad de algunos, no nos puede convertir en el próximo número.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

5 × tres =