¿La mejor vacuna para frenar la COVID-19?: la autorresponsabilidad

Compartir...

Por Raisa Martin Lobo

Guantánamo.- La situación de Guantánamo, provincia en fase de transmisión autóctona limitada, en cuento a los casos confirmados con la Covid-19, es muy delicada. Durante los últimos 15 días, los números de contagios han crecido debido a las violaciones de los protocolos higiénico-sanitarios, las indisciplinas, el exceso de confianza, la baja percepción de riesgo.

La autorresponsabilidad es clave ante la COVID-19. Así ha dicho el Dr. Durand varias veces en su diaria conferencia de prensa, sin embargo, aún no hemos asimilado que este alto número de contagios, es el resultado de minimizar de las normas básicas de comportamiento frente a una pandemia.

Basta salir a la calle para ver personas de un lado a otro con los nasobucos mal puestos, aglomerados y sin tener en cuenta la percepción de riesgo… Por eso, tenemos que cumplir con las medidas establecidas y ser más responsables. Si bajamos la guardia, aumentarán más casos y la cadena de contagios será aún más larga. Hay que parar, la humanidad lo necesita…

En este momento nadie puede ayudarnos más que nosotros mismos, no podemos confiarnos, en la confianza está el peligro. Hoy enfrentamos a un enemigo invisible y cruel que no respeta edad, sexo, credo, sin embargo, tiene como debilidad para ser derrotado, la acción colectiva, la disciplina y la paciencia.

Ya estamos en otra etapa en la que se impone levantar la alerta máxima y cumplir los protocolos sin fisuras de indisciplina para evitar la extensión del contagio. No se trata de sembrar el terror, sino de evaluar la magnitud de esta pandemia, solo así cortaríamos el virus y la entrada a nuestros hogares…

Es momento de ser más solidarios, colaboradores, humanos, solícitos y de tener buena actitud ante la vida. Ejercitemos la paciencia, la responsabilidad, seamos guardianes de nosotros mismos, estoy segura de que en poco tiempo nos recuperaremos. Solo con disciplina ganaremos esta dura batalla, sin embargo, para vencerla todos tenemos hay que hacer lo que nos corresponde.

El llamado de las máximas autoridades del gobierno y la Salud Pública en Cuba, una vez más, es de preocuparnos, ocuparnos y de juzgar a los incumplidores con la fuerza de la Ley correspondiente. Solo así podremos valorar que el trabajo y el esfuerzo de este personal, que durante casi un año de enfrentamiento a la pandemia dentro y fuera de Cuba, no caigan en saco roto.

Guantánamo tiene una situación muy compleja y la población tiene y debe asimilarlo. Pasemos a otra etapa, pero el giro debe ser total. Cambiemos la frase de “apelar a la conciencia” y llamemos las cosas por su nombre: la irresponsabilidad es la causa esencial del retroceso en el control de la pandemia.

El reto está planteado. Cuando interioricemos que el uso correcto del nasobuco, adoptar las medidas higiénicos-sanitarias y mantener el distanciamiento social no es pura trova y que la autorresponsabilidad, es la única vacuna que tenemos hasta el momento, entonces hallaremos el verdadero camino para librarnos de esta peligrosa pandemia.


Compartir...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

seis − 1 =